Reflexión

Vía de Escape

No todas las vías de escape nos llevan a la libertad, pero a quien el hijo liberta es verdaderamente libre.

Todos tenemos un lugar a donde ir cuando nos sentimos de cierta manera. Ya sea que estemos tristes, felices, estresados o enojados, acostumbramos a refugiarnos en algo o en alguien que, en el momento, nos ayuda a lidiar con lo que nos está pasando. Pero, ¿Qué pasa cuando el refugio al que acudimos no es el correcto? ¿Y si, esa guarida que sirve como escondite en el momento, a la larga, nos hace más daño que bien? No todas las vías de escape nos llevan a la libertad.

El escoger un albergue incorrecto nos ha pasado a todos. También sucedió con un hombre en la Biblia que vivía en Gadara:

Lucas 8:27

 27 Al llegar él a tierra, vino a su encuentro un hombre de la ciudad, endemoniado desde hacía mucho tiempo; y no vestía ropa, ni moraba en casa, sino en los sepulcros.

 Jesús venía desde el otro lado de la región, en una barca, y se encuentra con este hombre que vivía entre las tumbas del cementerio más cercano. Y es que por ser excluido de su familia, de su círculo de amigos y aún de la comunidad donde habitaba, fue obligado a escapar donde sólo vivían muertos.  Al igual que el gadareno, tendemos a huir a lugares muertos, en busca de aceptación, satisfacción, paz, alivio, tranquilidad. Donde nada puede molestarnos por un momento, donde sentimientos de falsa libertad nos nublan el entendimiento. Pues nos segamos pensando en que allí estaremos bien, que nada puede pasarnos, pero, son lugares que a la larga nos apresan más.

La depresión, la ansiedad, el perfeccionismo, el orgullo, la pornografía, la violencia, el alcoholismo, son los sitios que más concurrimos en la actualidad en busca de un escape de la realidad. El suicidio ocupa el 2do lugar entre las causas principales de muerte en jóvenes-adultos de 15 a 29 años de edad según la OMS. Las cifras anuales equivalen a una muerte cada 40 segundos. La causa de estas cifras alarmantes de las que nadie está exento de formar parte es el acudir a salidas incorrectas.

Sin embargo, aquel hombre suicida, desnudo y sin morada, fue encontrado por el mejor  refugio, el cual  le demostró que ninguno de sus medios podían ofrecerle por mucho tiempo lo que Jesús le brindaba eternamente.

Lucas 8:35

35 Y salieron a ver lo que había sucedido; y vinieron a Jesús, y hallaron al hombre de quien habían salido los demonios, sentado a los pies de Jesús, vestido, y en su cabal juicio; y tuvieron miedo.

El lugar más seguro al que tú y yo podemos huir es a los pies de Jesús. Allí nada es momentáneo sino que todo dura para siempre. A Él podemos acudir cuando somos rechazados, burlados, cuando hemos obtenido la mejor nota pero también cuando quemamos la materia. Él nos espera con brazos abiertos aún después de haber defraudado a alguien importante para nosotros. Su gracia abarca tanto nuestros aciertos como nuestros errores.

No todas las vías de escape nos llevan a la libertad, pero a quien el hijo liberta es verdaderamente libre.

Isaías 25:4

“Porque tú has sido refugio para los pobres;  les has dado seguridad a los necesitados en sus angustias. Has sido cobijo durante las tempestades y sombra en el tiempo caluroso. Cuando los poderosos atacan, son como una tormenta de invierno”

Hija de Dios. Licenciada en negocios internacionales, líder de finanzas en Ministerio Para Cristo. Amo bailar, reír y una buena película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top