Reflexión

¿Tienes tiempo disponible?

Aprovechemos bien el tiempo en hacer que otros conozcan de Cristo y no nos dejemos llevar por los afanes de este mundo, más bien dediquemos siempre tiempo a las cosas de su reino.

2 Corintios 6:2

“Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación”.

La primera pregunta que debiera llegar a nuestra mente al leer el título de este mensaje es si estamos usando nuestro tiempo para servirle a Dios o lo usamos para nuestros intereses egoístas. Tal y como se plantea en 2 Corintios 6:2, claramente Dios nos dice que este es el tiempo de salvación.
¡Si, es el tiempo de salvación! Para que un no creyente le conozca como su Señor y su único Salvador mientras que a los creyentes nos hace el énfasis de que es tiempo de salvación para impactar vidas por medio de su Palabra.

Efesios 5:16-17

16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

Este pasaje nos hace referencia de que debemos aprovechar bien el tiempo porque los días son malos, debemos no ser insensatos mas bien entendidos para poder determinar la voluntad de Dios.

Lo que hacemos, ¿Nos está llevando a lo que es la voluntad de Dios para nuestra vida? Pues si la respuesta es no, desde ya nuestro tiempo está siendo desaprovechado. Mientras que para nosotros el tiempo es medido en horas, minutos y segundos, para Dios el tiempo es medido en frutos.  ¿Qué frutos nuestra vida está cosechando? ¿Acaso estamos descuidando el don que hay en nosotros por estar distraídos en las cosas de este mundo?

El primer paso para aprovechar el tiempo es poniéndolo a Él como lo primero en nuestras vidas para que luego, todo lo que nos haga falta pueda ser añadido (Mateo 6:33). Recuerda que Dios le interesa que hagamos las cosas decentemente y en orden.

Dios recalca fuertemente lo siguiente:

En Romanos 13:11

11 Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.

Dios le está dando una fuerte advertencia a su pueblo de que ya nos levantemos del sueño, que ya basta de seguir perdiendo el tiempo. Echemos de una vez  a un lado frases comunes de «algún día» o «después» porque ya es tiempo de que reconozcamos al Señor y es tiempo de ejecutar nuestro llamado de «Id y haced discípulos a todas las naciones » (Mateo 28:19) y desea que nuestra vida de frutos de su amor y de su luz.

Todo creyente algún día ante la presencia de Dios desea expresar lo que 2 Timoteo 4:7 dice «he peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe» pero te pregunto  ¿Qué tiempo has dedicado a Dios para conseguir esas armas espirituales que te llevarán a decirle esto un día?

Es imposible lograr éxitos y victorias si nunca dedicas tiempo a disciplinarte y a desarrollar estrategias para una vida en Cristo.

Jesús es el ejemplo principal de aprovechar bien el tiempo aquí en la tierra, pues desde que vino al mundo en los negocios de su Padre estuvo, dedicó su vida y ministerio a la obra hasta cumplir con su misión de morir por ti y por mi en la cruz por nuestros pecados.

¿Qué estás haciendo con tu tiempo? ¿Estas dándole a Dios lo que le corresponde o simplemente estás cumpliendo con las cosas de este mundo y desenfocando tu mirada de lo eterno?

Ingeniera Industrial egresada de PUCMM. Colaboradora en MPC desde 2015. Me encantan las aventuras extremas. Conocí a Jesús como mi Sanador y Salvador de mi vida a los 11 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top