Reflexión

Olvidé Cuidar Mi Huerto

Isaías 58:11

Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.

Hace poco escuchaba una canción de Jesús Adrián Romero titulada “olvidé cuidar mi huerto”, y al escucharla sentía que me hablaba a mí. Me dió mucha curiosidad y comencé a indagar sobre la palabra huerto, cuyo significado no es más queterreno de regadío de pequeña extensión destinado al cultivo de verduras, legumbres y árboles frutales.” De igual forma procedí a buscar sobre la misma palabra, ya en su contexto bíblico y me topé con el verso clave.

Esto me llevó a preguntarme: ¿Qué estado tiene mi huerto?

¡Sí que fue una gran confrontación!

Llegó a mi mente una imagen de un jardín lleno de árboles, algunos con hermosos frutos y otros a punto de cercarse. Y entendí lo siguiente: a lo largo de nuestras vidas llegan distintas responsabilidades tales como la universidad, el trabajo e incluso también nuestra vida social.

Lo lamentable es que a veces, conforme va pasando el tiempo, dejamos que todo esto quede como prioridad en nuestras vidas y la intimidad con Dios pasa a un segundo plano.

Una de las estrofas de la canción dice de la siguiente manera:

“Olvidé voltear a verte, limité mi devoción

Descuidé aquellos momentos de oración

Olvidé que detenerme era casi obligación

Y corría cada día sin control”

 

Muchas tareas, mucho trabajo, muchas salidas, estas herramientas son las que Satanás usa para desenfocarnos. Mientras todo esto va en aumento, nuestros momentos de intimidad con el Señor van siendo cada vez menos. Ya no hay tiempo para un devocional o para orar en la noche, tampoco está el tiempo para simplemente sentarnos a escuchar lo que Dios tiene para decirnos. Esto implica el hecho de que quedemos vulnerables ante los ataques del enemigo. Y te pregunto,

¿Puede un árbol dar fruto si no se riega constantemente?

“Ven y reposa sobre este huerto

Que su fragancia perdió

Vuelve a llenarme de tu presencia

Ven a saciarme otra vez

Otra vez, sáciame otra vez”

 

Esta es mi parte favorita de la canción. Y es que, me recuerda que nuestro Dios, es un Dios de amor, de compasión de perdón. A pesar de que le fallamos constantemente, solo debemos hacerle una invitación sincera para que sacie nuestras vidas como lo ha hecho antes. De esta misma forma, nuestro verso clave nos confirma que Él siempre nos pastoreará, y en la sequía saciará nuestras almas. Jesús es quien puede restaurar ese fruto del espíritu que sientes que se descompone, es el que está dispuesto a responder sin pretexto cada vez que le llames y sobre todo es quien riega nuestros huertos, sin embargo, somos los responsables de cuidarlos.

No dejemos que las cosas terrenales tomen el primer lugar en nuestras vidas, el único que merece ese lugar es Dios y es nuestro deber velar porque allí se mantenga siempre.

Mateo 6:33

 “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

Te invito a que saques unos minutos para escuchar esta canción de la que te hablé y medites en ella. ¡Dios te bendiga!

 

 

Amante de la fotografía en formación, con profundo apego hacia la música, los animales y el color verde. Actual coordinadora en APEC Para Cristo.

1 comment on “Olvidé Cuidar Mi Huerto

  1. Linda dice:

    fue de bendicion para mi vida sus palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top