Reflexión

Un paseo por la historia

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría. (Salmo 90:12)

Hace unos días, mientras daba seguimiento en las redes sociales a las protestas pacíficas que están sucediendo en República Dominicana, me encontré con una foto del Doctor Julio Escoto Santana, uno de los fundadores del movimiento 14 de junio. Este gran hombre tenía un cartel que decía: “Ni Trujillo pudo conmigo” y eso me hizo pensar en que quizás hay personas que desconocen qué pasó en el pasado e inmediatamente hizo eco en mi la famosa frase que dice que el pueblo que no conoce su historia, está condenado a repetirla.

Y esto lo digo porque yo misma tuve que ponerme a buscar videos de Youtube, leer artículos de periódicos y unirme como oyente a las tertulias de mis compañeros de trabajo al hablar sobre un ley o un evento X. Esto tuve que hacerlo para estar consciente de cosas que yo desconocía, asumía o ignoraba.

Tal vez muchos conocemos en mayor o menor medida las gestas patrióticas y revolucionarias a favor de nuestra libertad. Hacen eco en nuestra memoria los nombres de Juan Pablo Duarte, Gregorio Luperón, y las Hermanas Mirabal. ¿Pero qué hay de los héroes anónimos o poco conocidos como Antonio Paulino? ¿qué hay de las batallas menos mencionadas? ¿qué hay de los años de abusos que quizás ignoramos?

La Biblia tiene un salmo que habla, entre otras cuestiones, de la transitoriedad del hombre. El salmo 90, nos hace algo así como un “Paseo por la historia” para reflexionar un poco sobre nuestro tiempo aquí en la tierra. Y en el verso 12 dice “Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestro corazón adquiera sabiduría.” Si dejas el salmo por mitad, es un poco desesperanzado, pues habla nuestra maldad (humanos al fin) y qué tan fácil Dios pudiera acabar con nosotros, pero no se queda ahí. Pues en el verso 15 dice  “Alégranos conforme a los días que nos afligiste, Y los años en que vimos el mal.”

En este panorama que estamos viendo en nuestra Quisqueya, estas palabras nos dan dirección, pues entiendo que como pueblo necesitamos conocer mejor nuestra historia. Pero eso no es suficiente, debemos tomar acción. Nuestro tiempo aquí en la tierra es corto y también fue corto el tiempo de nuestros Padres de la Patria y de nuestros Héroes Nacionales, incluso esos sin nombre. Pero ellos no se quedaron de brazos cruzados. Lo primero que vemos en el salmo mencionado es un clamor por misericordia, pero termina el verso 17 con estas esperanzadoras palabras: “Sea la luz de Jehová nuestro Dios sobre nosotros, Y la obra de nuestras manos confirma sobre nosotros; Sí, la obra de nuestras manos confirma”. 

Te invito a hacer algo que tenga valor para la eternidad.Te invito a que no dejes de pedir a Dios misericordia, que no dejes de informarte de qué pasa y qué pasó, pero sobre todo te invito a hacer algo que agregue valor. Empecemos desde dentro, sacando de nuestro día a día cualquier acto de corrupción, para que seamos ejemplo de una vida de honor y luego entonces, te animo a concienzudamente tomar una decisión.

Ingeniera Industrial egresada de INTEC. Colaboradora en MPC desde 2015. Dibuja en su tiempo libre. Jesús cambió su lamento en baile.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top