Invitación Reflexión Testimonio

Un porvenir incierto

“Emanuel” Dios con nosotros, uno de los nombres de Jesús,  esa persona en la que puedes confiar y descansar en momentos inciertos, te invito a que camines con Él hoy.

Nahum 1:7

Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían.

A mis 5 años de vida, mi familia y yo experimentamos un suceso que jamás podremos olvidar, estábamos a punto de cruzar una avenida muy transitada y peligrosa, mi padre me sostenía de su mano, pero de repente vio a mi madre que estaba teniendo dificultad para cruzar con mis demás hermanos, por lo que se devolvió a ayudarla sin percatarse de que me había soltado; Al yo pensar que mi padre estaba a mi lado seguí cruzando la calle sin darme cuenta de lo que estaba pasando, en ese instante venían dos camiones de carga o (patanas) como se le conoce aquí en R. D., que separó la vista de mis padres de mí, justo en ese momento de incertidumbre mi madre gritó mi nombre y se preparaba para lo peor: verme tirada en el pavimento tras el paso de aquellos enormes vehículos.

Por la gracia y la misericordia de Dios no fue así, ya que al escuchar la voz de mi madre me detuve tambaleando justo en el muro que divide la Avenida.

Al contar este suceso, me llega a la memoria la historia de los tres jóvenes judíos: Ananías (Sadrac), Misael (Mesac) y Azarías (Abed-nego), que sentenciados a ser echados al horno de fuego por rehusarse a adorar la estatua de oro que el rey Nabucodonosor había construido se entregaron a la voluntad de Dios respondiendo de la siguiente manera al rey:

Daniel 3: 17-18

17 He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará.

18 Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.

Es escalofriante pensar lo que estaba pasando por la cabeza de aquellos jóvenes cuando caminaban hacia el horno de fuego sin saber que iba a pasar con ellos, me atrevo a decir que hasta el mismo rey Nabucodonosor tenía aquella incertidumbre de si su Dios los libraría o no, quien esperaba que murieran antes de entrar al horno como aconteció con los hombres que los arrojaron, en vez de esto vio a cuatro varones sueltos que se paseaban en medio del fuego sin sufrir daño alguno.

En este momento puede que te encuentres en esa situación de inseguridad que experimentó mi madre al no saber si su niña iba a estar muerta o no tras el paso de aquellos vehículos o la de aquellos jóvenes judíos que no sabían si iban a ser librados del horno de fuego.

Ya sea por la situación apremiante que estamos pasando por la pandemia donde tal vez no sabemos si llegaremos siquiera a diciembre, o te preguntes si vas a lograr graduarte y celebrar ese momento, si vas a sanar de tu enfermedad, si algún día tendrás tu propia familia, si conseguirás un empleo o si tus metas y sueños podrán hacerse realidad.

No puedo darte respuesta a esas dudas, pero lo que si te puedo decir es que podemos orar al padre por misericordia para que haga Su voluntad en nuestra vida, cuyos planes y pensamientos son mejores que los nuestros:

Filipenses 4:6-7

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

También te puedo hablar de aquel que dijo:

Juan 16:33

33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Que prometió esto:

Mateo 28:20

20 y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

A través de alguien muy especial, el Espíritu Santo:

Juan 14:26

26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

“Emanuel” Dios con nosotros, uno de los nombres de Jesús, esa persona en la que puedes confiar y descansar en momentos inciertos, te invito a que camines con Él hoy.

La esperanza es más brillante cuando resplandece en medio de los temores.

— Sir Walter Scott

 

Hija de Dios, apasionada por el arte y la tecnología, estudiante de publicidad, parte del ministerio de adoración y Volleyball en Centro Mundial de Restauración Familiar, Lider de adoración en célula Uasd para Cristo, algo que disfruto mucho es la música, la fotografía y contemplar la naturaleza de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top