Introducción

Proceso

Cuando la noche es oscura será “lampará que alumbre nuestro camino”, pero cuando el sol del desierto trate de quemar nuestra piel será “sombra protectora en la que todos hallamos refugio”

¿Puede un esclavo ser feliz?

“Los mismos soldados que nos sacaron de Israel y nos hacían trabajar, nos pedían estar alegres;”[1]

Es el Salmos 137 que enmarca uno de los momentos más difíciles en la historia de Israel, porque han pasado de tener un rey y una ciudad a ser esclavos que reciben humillación día tras otro.

¿Cómo se puede conciliar la realidad con nuestra Fe? No se puede vivir de glorias pasadas, ya David y su gran reinado habían desaparecido y hoy por hoy solo quedaba una nación dividida y exiliada en el mayor imperio que había conocido el mundo hasta ese entonces.

Nosotros por igual nos hemos visto en situaciones semejantes en el que el gozo fue efímero pero el dolor parece ser eterno. La frase se sigue repitiendo: “éramos felices y no lo sabíamos”

Aquellos que en algún momento se sentaban entre las puertas del templo hoy se sientan entre los canales de Babilonia y aquellos que entraban con acción de gracia hoy han colgado las arpas en las ramas de los árboles que crecen en los ríos.

Es una escala de grises, es un in crescendo que tiende al olvido. La realidad es contraria pero la Fe trata de mantenerse, nos dijeron que íbamos a ser procesados, pero no que íbamos a sentir el desprecio en carne y hueso.

En medio de este caos, la fe juega un papel importante, porque cuando la noche es oscura será “lampará que alumbre nuestro camino” [2], pero cuando el sol del desierto trate de quemar nuestra piel será “sombra protectora en la que todos hallamos refugio”[3]

No importa que seamos infravalorados y olvidados, yo no me olvidaré de Dios y Dios no se olvidará de mí.

“¡Jerusalén, Jerusalén! Si llegara yo a olvidarte, ¡que la mano derecha se me seque! ¡Que me corten la lengua si por estar alegre dejo de pensar en ti!”[4]

 

 

[1] Salmo 137:3 TLA

[2] Salmo 119:105 TLA

[3] Salmo 36:7 TLA

[4] Salmo 137:5-6 TLA

Ingeniero Civil por profesión y se la da en teólogo por vocación. Le encantan las historias pero sobre todo un buen café. Líder principal de Ministerio Para Cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top