Introducción

FE

“¡Jerusalén, Jerusalén! Si llegara yo a olvidarte, ¡que la mano derecha se me seque! ¡Que me corten la lengua si por estar alegre dejo de pensar en ti!”[1]

Los israelitas habían sido lacerados por mucho tiempo y su Fe corría peligro de extinguirse. Este era el temor que imperaba en muchos profetas de la época que de alguna u otra forma buscaban hacer que la Fe trascienda a un plano en el que ningún ejercito pudiese hacerle daño.

Hasta ese momento la Fe era una fe condicionada, una Fe que dependía de un lugar; El mismo Salmos 137 nos detalla aquella pregunta que no tuvo respuesta: “¿Cómo cantar las canciones del Señor en una tierra extraña?”[2]  No se concebía una adoración fuera de Jerusalén, no se imaginaba una fe sin templo.

Pudiésemos pensar que ya hoy día no existe algo como tal, pero si algo nos ha enseñado esta pandemia es que muchos de nosotros dependíamos de un lugar, una Fe acomodada a una situación.

¿Cómo poder tener vida de iglesia si los templos permanecen cerrados? Eran de las preguntas que nos hacíamos y que aun hoy, muchos no han podido responder.  Cuando nuestra Fe depende de algo efímero, Dios se las arreglará para que nos demos cuenta de que esa Fe tiene tiempo de caducidad.

Dios nos está llamando a avanzar y esto implica Fe, una Fe que ve, escucha y desarrolla lo que ningún hombre ha alcanzado, por lo que nuestra única dependencia debe ser Dios y lo que ya él ha dicho.

En la serie anterior preguntábamos ¿Puede un esclavo ser feliz? Porque la felicidad en su definición depende de ciertas situaciones, la realidad es que, mientras nuestra felicidad dependa de algo fuera de Dios será ola en mar que viene y va.

El pueblo lacerado trascendió cuando su confianza dejó de estar en un rey, en una ciudad, en un templo, igual nosotros, trascenderemos cuando nuestra fe dependa únicamente de Dios.

“Los que confían en Dios son como el monte Sión, que nadie puede moverlo.”[3]

[1] Salmo 137:5-6 TLA

[2] Salmos 137:4 NVI

[3] Salmos 125:1 TLA

Ingeniero Civil por profesión y se la da en teólogo por vocación. Le encantan las historias pero sobre todo un buen café. Líder principal de Ministerio Para Cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top