Reflexion Testimonio

Prepárate para la conquista con 5 pasos prácticos

Como cristianos jóvenes enfrentamos diversas luchas, pueden ser académicas como la mía, en el área personal, laboral, familiar o cualquier otra área. Nada impide que tengamos estas situaciones desafiantes pero sí nuestra actitud y nuestro accionar es la diferencia.

Hace 2 años presencié uno de los días más fríos y tristes de mi vida académica: reprobé una materia. Sentí como si se rompió algo en mí ese día.

Como estudiante de por vida de buen rendimiento esto fue un suceso catastrófico para mi vida, jugué con el pensamiento de cambiarme de universidad para evadir la vergüenza y el qué dirán de mis compañeros de promoción de medicina. Lloraba al contarlo a mis padres y mis amigos cercanos. Yo dudé de mí y mi capacidad de estudiar esa carrera, si no tenía a Dios en mi barca en ese momento ESE era el momento de zarpar medicina (hasta la vista baby…).

Sin embargo, procesé mi dolor y mi vergüenza, y decidí intentarlo de nuevo, en la misma universidad, con los mismos compañeros, con el mismo profesor y confiada en que Dios me iba a sostener en medio de esos días grises.

Como cristianos jóvenes enfrentamos diversas luchas, pueden ser académicas como la mía, en el área personal, laboral, familiar o cualquier otra área. Nada impide que tengamos estas situaciones desafiantes pero sí nuestra actitud y nuestro accionar es la diferencia.

Romanos 8:28 

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Este versículo es de mis favoritos y ciertamente me ha animado en todas mis pruebas. Como lo prometido es deuda, les dejo aquí cinco pasos prácticos que me han servido a mí para mantener firme y mantener mis ojos en Cristo a través de estos siete años en el evangelio:

1 – Anímate
2 – Arrepiéntete
3 – Perdónate
4 – Ten un círculo de apoyo
5 – Repite

Anímate

Te preguntarías por qué coloco animarte primero. Es necesario que te levantes de esa situación y para esto necesitas ¡ánimo!

El ánimo según nuestro amigo Google es «Fuerza o energía para hacer, resolver o emprender algo». En inglés se diría «Cheer up», ¿Sabes que esa es la acción que hacen las porristas? «They cheered up»/ «Ellas animan». ¡Te necesitas a ti como tú mejor porrista!

Arrepiéntete

Si en algún momento fallaste en acción o pensamiento contrario a donde Dios te ha llamado o si has tomado malas actitudes o decisiones en el pasado, es momento de arrepentirte. Arrepentirse significa cambiar del camino que ibas por otro diferente. Si ibas por un camino que no te convenía tienes una oportunidad para hacerlo bien esta vez, ¡gracias a Jesús!

Perdónate

Creo que como cristianos nos es más fácil pedirle perdón a Dios que perdonarnos a nosotros mismos. También es importante perdonarte por la acción que no estás orgulloso(a) de haber hecho, por esa decisión, pensamiento, actitud que habías tomado pero por la gracia de Dios ya te diste cuenta. ¡No te martirices, sigue caminando! #Nohaycondenación

Ten un círculo de apoyo

Tener tu círculo de apoyo es fundamental pues no somos diseñados como humanos para ser personas asociales. Tenemos necesidad de la mano del prójimo y puedes recurrir a tus líderes, pastores, padres, amigos y profesionales de la salud para pedir consejo. A mí me ha sostenido en medio de situaciones difíciles mis amigos y líderes, me hacen sentir amada y que no estoy sola. ¡Lo importante es que no te estanques, no te quedes callado!

Repite

Es necesario que sepas esto. Debes de ser constante y repetir los pasos anteriores. No todo será rápido y fácil. A veces no querrás repetir todo otra vez porque crees que estás peor que el principio o porque comienzas a creer la mentira de que «para ti no será posible».

A veces la conquista se ve lejos. En ocasiones utópica, porque desde el lugar en el que la vemos parece imposible, todo un sueño.

Todos estamos en un lugar que no hemos conquistado aún, que estamos en proceso de vencer. Y este tiempo de proceso no es estándar. No existe una tablita en la Biblia que te diga cuánto es el tiempo límite para seguir luchando o para mantener la esperanza. Mantente enfocado en la promesa y así podrás ver la conquista en tu vida. ¡No desesperes!

Romanos 8:37

Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

Estudiante de 3er año de Medicina y líder de la célula de UNIBE. Ama descansar en Su Presencia leyendo la Palabra, y es una apasionada de las artes y el servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top