Reflexión

Llévame de vuelta a mi primer amor

Nosotros decidimos si queremos entrar algunas veces al Lugar Santo o si queremos vivir en el.

Salmos 150

Alabad a Dios en su santuario; Alabadle en la magnificencia de su firmamento.

Alabadle por sus proezas; Alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza.

Alabadle a son de bocina; Alabadle con salterio y arpa.

Alabadle con pandero y danza; Alabadle con cuerdas y flautas.

Alabadle con címbalos resonantes; Alabadle con címbalos de júbilo.

Todo lo que respira alabe a JAH. Aleluya.

 

Por mucho tiempo encasille la adoración simplemente al hecho de cantar y levantar las manos en medio de una alabanza al compás de instrumentos.

Sin embargo, Dios me ha enseñado que adoración es una decisión desde lo más profundo de mi corazón, que no es tan simple como para quedarse en la buena combinación de sonidos y el tiempo, sino que va más allá a un punto que debe convertirse en mi forma de vivir.

Creo fielmente que cuando entro al Lugar Santo en adoración es como si el tiempo se detuviera, aunque todo en mi alrededor siga estando aparentemente normal y la verdad es que las palabras me quedan cortas para describir los sentimientos y la conmoción del momento, destacando que el Lugar Santo puede ser la calle, el trabajo, la universidad o en medio de una conversación.

Quiero confesar en medio de la adoración he podido conocer a Dios de distintas formas, he experimentado su amor paternal donde me siento protegida y añoñada, pero también lo he visto como mi sanador y se ha hecho vida en mí su palabra de que: por sus llagas fui sanada y podría mencionar miles de formas en las que el Padre se ha revelado a mí por medio de la adoración.

Así que querido/a lector/a quiero invitarte que corras hacia Dios en adoración de todo corazón, apresúrate a llegar a su santuario con una correcta intención del corazón y decide vivir en adoración y exaltación plena porque la verdad es que mi Dios es Eterno y así mismo debe ser nuestra adoración hacia Él, sin fin.

“Nosotros decidimos si queremos entrar algunas veces al Lugar Santo o si queremos vivir en el.”

 

Egresada de JUCUM. Pertenece al Ministerio Para Cristo sirviendo en IPC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top