Reflexion

Un nuevo inicio

«Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.» – Colosenses 3.2

Y estamos aquí.

 

En la víspera de una primavera nueva y reciente año nuevo. El mundo prácticamente se mueve a una reorganización en casi todos los sentidos debido a la gran situación que nos ha azotado a todos desde el año pasado.

 

Aunque todos estamos en la misma barca, no todos hemos recibido los mismos embates ni los vientos, ya que para unos han soplado a su favor, para otros, simplemente lo han alejado de su puerto o lo han dejado sin barca.

 

Hay quienes continúan con su barca, pero navegan sin planes o sin mapa. Sin embargo, estos son solo los embates que vemos. Emocionalmente también cargamos con una deuda. La experiencia de escribir las metas de fin de año debió ser interesante ya que para 2020 posiblemente muchas cosas no se completaron. y tenemos temor de a este año asignarle mucho o posiblemente ya lo hicimos.

 

Sea cual sea tu situación. Yo quiero simplemente recordarte una Palabra que nunca pasa de moda y por más tendencias o planes y buenas o malas noticias que hayan. Esta seguirá siendo una verdad independientemente el rumbo que haya tomado nuestra barca.

 

«Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.» – Colosenses 3.2 
«Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.» – Hebreos 12.2

 

Posiblemente ningún plan del año pasado se cumplió. En este caso, debemos levantarnos y seguir en adelante, y cambiar nuestra narrativa. Dios nos ha dado un montón de tiempo libre y oportunidades que ha brindado esta situación. Que aunque suene irónico. Es el mejor caldo para producir buenos líderes, mejores profesionales, mejores cristianos. Si tuvimos alguna vez algún excusa de tiempo. Nuestra respuesta puede encontrarse en el ahora, ya que la oportunidad de no tener ningún plan o que ninguno se cumpla es el espacio de oportunidad. Recordando sobre todas las cosas que los planes de Dios son mejores que los nuestros y que nada escapa de su control.

 

Y si alguno se cumplió o todos se cumplieron. Debemos alegrarnos y continuar el caminar y ayudar y levantar a las personas a nuestro alrededor ya que no todos hemos sido bendecidos de la misma manera.

 

Sea cualquiera que sea tu situación. Dios nos llama a gozarnos, caminar y creer en Él. Y nunca parar la relación con Dios, el congregarnos o los proyectos y planes relacionados a Dios. Ya que Él es nuestra fuente

 

Como seres humanos, por mucho que trabajemos o hayamos luchado. No podemos nunca ignorar la advertencia que se nos hace de guardar nuestro corazón. Seamos sabios en cómo administramos nuestras emociones y al mismo tiempo, pongamos nuestra vista en los cielos y en Cristo. Lo importante no son nuestros planes, ni buenas ideas. Es que Dios sea el centro y nos encontremos caminando en su voluntad y no sorprendidos fuera de Él

 

¡Dios te bendiga!
 «Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida» – Proverbios 4.23
Ingeniero de Software de profesión, si no lo encuentras enviando memes, seguro esta jugando algún juego online o tirando códigos.
Encargado de Células y parte de los fundadores del Ministerio Para Cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top