Reflexión

Fe en Medio de Euroclidón

Puede que Euroclidón quiera manifestarse en nuestra salud, trabajo e incluso en nuestra relación con Dios, más así como hizo Pablo debemos cobrar animo.

Hechos 27:14

Pero no mucho después dio contra la nave un viento huracanado llamado Euroclidón.

De camino a Roma, Pablo experimento los fuertes vientos de un terrible huracán llamado Euroclidón, lo que para este tiempo me recuerda nuestro pasado año 2020 y la terrible crisis pandémica que seguimos atravesamos. Al leer esta historia, pienso en que así como Pablo, nosotros también estamos embarcados en dirección a un logro, una responsabilidad o quizás un sueño; y es en este camino donde entra en escena Euroclidón. Fuertes vientos de una tormenta que sin compasión golpean nuestra fe y confianza puesta en Dios.

Es muy probable que todas las personas que se encontraban en esa embarcación se sintieran desesperanzadas y sumergidas en miseria. Imaginemos por un segundo lo caótico que deber ser estar en medio del mar, en completa desorientación y para colmo de males luchando por sobrevivir la tormenta. ¿Verdad que suena aterrador? A pesar de que nosotros no pasamos literalmente por situaciones como esta, nuestra fe si es constantemente golpeada. Más es allí, en las pruebas, desiertos y luchas que pasamos donde nuestra fe es forjada. En esta historia hubo uno, que a pesar de la ausencia del sol y las estrellas en aquellos días, confió en la palabra que el Señor le había declarado e inspiró al resto a cobrar animo.

Hechos 27: 23-25

Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo,

diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo.

 Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho.

Si bien es cierto que en este mundo pasaríamos por momentos duros y tendríamos aflicción, con más convicción debemos creer en que nuestro Jesús ha vencido al mundo (Juan 16:33) y él tiene total control de las cosas que acontecen. Puede que Euroclidón quiera manifestarse en nuestra salud, trabajo e incluso en nuestra relación con Dios, más así como hizo Pablo debemos cobrar animo. Recordemos que ya Jesús venció en la cruz del calvario y que a pesar de que satanás atente contra ciertas áreas de nuestra vida, estamos cubiertos por la soberana gracia de Dios.

En este mundo lleno de dudas te recuerdo que los fuertes vientos pueden soplar, pero en algún momento cesaran y una vez esto pase, llegaremos a la «isla de Malta», donde el poder de Dios se manifestará de manera tan sorprendente que todo el que se encuentre a nuestro alrededor será impactado.

Hechos 28:1

Estando ya a salvo, supimos que la isla se llamaba Malta.

En un mundo donde las cosas se dan por perdidas, seamos parte de una generación con una fe inspiradora.

Amante de la fotografía en formación, con profundo apego hacia la música, los animales y el color verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top