Estudio

Dios sigue sentado en su trono

En muchas ocasiones de nuestras vidas en la que somos expectantes de otros resultados, la «vida» nos «juega sucio» y nos terminamos preguntando si de verdad Dios perdió el control o continúa reinando en su trono después de todo

Uzías, uno de los reyes que hizo lo bueno delante de Dios en medio de un caos político que vivía Israel. En estos tiempos era común ver que un rey malo destruyera la buena obra que hacía otro. Su reinado comienza con el asesinato de su padre a los 16 años, y según el relato de Crónicas es un rey que tomó buenas decisiones y siguió los pasos del Señor, ejemplo dejado por su padre.

Uzías, además de buscar a Dios, también fue un excelente gobernador y gran guerrero.

2 Crónicas 26.6-11

6 Uzías marchó contra los filisteos, y destruyó los muros de Gat, Jabnia y Asdod. Además, construyó ciudades en la región de Asdod, entre los filisteos. 

7 Dios lo ayudó en su guerra contra los filisteos, contra los árabes que vivían en Gur Baal, y contra los meunitas. 

8 Los amonitas fueron tributarios de Uzías, y este llegó a tener tanto poder que su fama se difundió hasta la frontera de Egipto.

9 Uzías también construyó y fortificó torres en Jerusalén, sobre las puertas de la Esquina y del Valle, y en el ángulo del muro. 

10 Así mismo, construyó torres en el desierto y cavó un gran número de pozos, pues tenía mucho ganado en la llanura y en la meseta. Tenía también labradores y viñadores que trabajaban en las montañas y en los valles, pues era un amante de la agricultura.

Esta claro que Uzías que fue un rey de guerra. Es sorprendente, pero posiblemente no vuelvas a encontrar la referencia en la Biblia del versículo 15 más adelante …»unas máquinas diseñadas por hombres ingeniosos»… Lo que nos lleva a pensar en ballestas o catapultas que este hombre construyó.

Lo que vemos en esta narración es que sin duda alguna este rey se excedió en términos de asegurar el pueblo, extender y mejorar la economía y destruir/hacer retroceder a sus enemigos. En resumen un excelente rey. El narrador deja su idea clara, no ha habido un rey igual en estos términos y no tenemos duda que el escritor es un gran fan de este rey. Pero luego todo cambia totalmente.

2 Crónicas 26.16

16 Sin embargo, cuando aumentó su poder, Uzías se volvió arrogante, lo cual lo llevó a la desgracia. Se rebeló contra el Señor, Dios de sus antepasados, y se atrevió a entrar en el templo del Señor para quemar incienso en el altar.

La historia totalmente cambia… Uzías desobedece a los sacerdotes y es en el momento de su victoria cuando comienza su caída.

Las aflicciones y las victorias en la vida de un cristiano no solamente son etapas o procesos para enseñarte una que otra lección, en ocasiones las aflicciones y valles muestran quiénes son realmente los que están alrededor tuyo, también dónde descubres a un Dios proveedor, a un Dios que obra milagros y conoces también talentos ocultos que te ayudarán a vencer esas dificultades.

De esta misma manera que la aflicción o el sufrimiento forjan a un cristiano a tener más la apariencia de Cristo, las etapas de victoria nos revelan otra perspectiva un poco más fuerte y realista, nos muestra quiénes somos.

Casi todos podemos aceptar la adversidad, pero si quieres probar el carácter de un hombre, dale poder – Abraham Lincoln

Y así también esa victoria puede ser la razón de nuestra caída. El cumplir nuestros sueños puede ser la bala que no vimos venir durante la batalla. Durante la pelicula de «The Dark Knight Rises» hay una línea que me encanta que usa Bane el villano de batman cuando lo derrota cita:

 …Victory has defeated you! – La victoria te ha derrotado 

Su victoria lo llevó a descuidarse, a sentarse y allí el orgullo hizo raíces.

Luego de la muerte trágica de Uzías, su ausencia deja una duda acerca del futuro de la nación y sobre todo, hay miedo de que otro rey malo pueda ascender y destruir todo lo que él ha hecho tal ya que era lo normal en la época y en el contexto político.

El profeta Isaías vivió durante su reinado y le afectó la muerte de Uzías.

Isaías 6.1-5

6  En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.

2 Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban.

3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.

4 Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo.

5 Entonces dije: !!Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.

Lo primero que ve Isaías es al Señor Sentado en el trono. Y es un mensaje directo a Isaías que pase lo que pase, Dios no se ha parado de su trono. No importa en tu vida, qué persona te ha decepcionado, o qué has perdido de tan alto valor que tu mirada se ha desenfocado, Dios continúa reinando, Dios no se ha movido de su trono, esta es la primera figura que Dios le hace ver al profeta luego de la muerte de su rey.

Es interesante ver como la narrativa en es muy parecida a cuando se narraba las victorias y el ascenso de Uzías, lo único diferente aquí es que Isaías se encontró con Dios con el verdadero y único rey, cuyo reinado no termina, y pase lo que pase, su reinado no termina y solo en ese rey debemos poner nuestra confianza y esperanza.

 

Ingeniero de Software de profesión, si no lo encuentras enviando memes, seguro esta jugando algún juego online o tirando códigos.
Encargado de Células y parte de los fundadores del Ministerio Para Cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top