Reflexión

Guardianes del Tesoro

Guardar las cosas valiosas es una costumbre de aquellos que saben conervar y estimar las cosas preciadas. El salmista Bet fue un guardián del tesoro, ¿Cuál es el tesoro que Bet guardó? ¿Qué contiene es teoro que es tan importante guardarlo?

Salmo 119:11

En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti.

Bet el salmista, estaba asombrado de la excelencia de la palabra de Dios. En carne propia había experimentado como estos dichos guardados en su corazón le cuidaba de pecar contra Dios. Si estos tienen el poder de cuidarte de pecar contra Dios, verdaderamente no son cualquier dicho, es la Palabra, nada más ni nada menos, de aquel que con sus palabras dio una orden y los cielos y la tierra fueron creados. Es evidente que su Palabra es un tesoro de poder y autoridad.

La Palabra contiene todos los dichos de Dios, todo lo que Él quiere que tú y yo sepamos para vivir una vida agradable a sus ojos. Es un medio por el cual Dios nos muestra los propósitos que tiene para tu vida, la mía y de toda la humanidad. Dios quiere revelarse a nosotros a través de sus dichos perfectos que convierten el alma.

No se trata de esconderla y “engabetarla” en tu mente y corazón, se trata de que ésta pueda estar en el centro de tu corazón y transformar tu pensamiento, limpiar tu corazón y guiarte a vivir una vida en obediencia al Señor.

El pecado va a querer tocar la puerta de tu corazón, pero si guardas como Bet muy bien el tesoro, que es la palabra de Dios, el pecado no podrá robarte lo que Dios te ha entregado.

Jesús habló también de los beneficios de guardar la palabra y permanecer en ella.

Juan 15:7

Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.

Permanecer en ella no sólo te guarda del pecado, sino que hace que Dios se mueva a tu favor derramando bendiciones y vida eterna.

Para no pecar, pidamos al Espíritu Santo que nos enseñe a guardar la palabra, meditando en ella, poniéndola en práctica y recordándola en el momento de la prueba, pues trae bendiciones en este tiempo y en el venidero.

Y tú, ¿serás guardián del tesoro?

 

Psicóloga Laboral de profesión. Sirvo en el ministerio de alabanza y misiones en la IML En Su Presencia. Egresada de Juventud con una Misión (Jucum). Líder de células en Ministerio Para Cristo. Amo a Dios, su palabra y la gente. Me gusta leer, la comida del mar y mexicana, la música y la playa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top