ROMA

SER IGLESIA EN UN MUNDO DIVIDIDO

El mundo se debate entre quienes deberían tener derechos y quienes no, por todo el globo terráqueo la legislación ha estado experimentado cambios significativos a favor o en contra de diferentes grupos de la sociedad.

Las personas exigen sus derechos, aunque estos puedan atropellar la vida de los que no son capaces de defenderse aún y esta lucha incansable ha estado dividiendo a nuestro mundo porque al final de cuentas las leyes parece que se han estado inclinando hacia el de mayor poder adquisitivo y no a favor de todos y todas.

El derecho romano como tal se conoce nace en Roma, aproximadamente 750 años A.C, surgió como un ente legal vivo que se adaptó para asistir las necesidades sociales de cada momento histórico. Sin embargo, en su definición era perfecto pero la praxis no, el derecho Romano era injusto, inhumano y partidista.

Por lo que Jesús se enfrentó a él, se enfrentó a un derecho torcido, a un derecho cruel y parcial. Esta oposición le trajo muchos problemas e incluso oportunidades para hacerle caer, como el siguiente evento que todos conocemos:

Se les acercan unos fariseos y herodianos con una pregunta que en caso de Jesús negarla seria subversión a Roma y en caso de aceptarlo sería oponerse a sus convicciones.

“—Maestro, sabemos que eres un hombre honesto y enseñas con sinceridad el camino de Dios. No temes decir lo que piensas porque no tratas a la gente según su nivel social, sino que eres imparcial.” – San Mateo 22:16 PDT

Jesús había dejado claro desde el inicio que la buena noticia era imparcial y que invertía el estatus social, porque de los pobres era el Reino de los Cielos.

“Por eso dinos qué piensas tú: ¿Está bien que paguemos impuestos al emperador o no?” -San Mateo 22:17 PDT

La pregunta se lanza en los últimos días de Jesús, en plena Jerusalén, en donde el asedio se hacía cada vez más fuerte, y se buscaba algún un desliz para poder acusarle.

“Muéstrenme una moneda con la que pagan impuestos. Ellos le dieron una moneda de plata. Entonces él les dijo:

—¿De quién es la imagen que está en la moneda y el nombre que está escrito en ella? Ellos dijeron:

—Del emperador. Entonces Jesús les dijo:

—Den al emperador lo que es del emperador y a Dios lo que es de Dios. Cuando ellos escucharon su respuesta, se asombraron y se alejaron.” – San Mateo 22:18-22 PDT

Jesús en su respuesta contrapone la imagen de Cesar con la imagen de Dios. En el Siglo I el emperador gozó de títulos divinos que fueron impregnados en las monedas, Cesar era dios para el ciudadano Romano, pero no para el Judío.  ¿Será que aun hoy día tenemos al dios Cesar en medio nuestro?

“Ese Dios que regatea, que vende la salvación, que todo lo hace en cambio de dinero, que

manda las gentes al infierno si no le pagan, y si le pagan las manda al cielo, ese Dios

es una especie de prestamista, de usurero, de tendero. ¡No, amigo mío, hay otro

Dios!”

José Martí

La imagen del César está en lo que su propio sistema fue capaz de crear: impuestos y sufrimiento para las mayorías, riqueza y acumulación de bienes para unos pocos, pero La imagen de Dios, no está en las riquezas de este mundo. Al ir al libro del Génesis, vemos la imagen de Dios que resplandece en el rostro del ser humano, de ese judío pobre que tenía que pagar los impuestos a Roma, de esa viuda que no tiene quien le socorra, de ese huérfano abandonado. Jesús está demandando en su respuesta que la vida de las personas pertenece a Dios y que, por tanto, debe ser respetada.

En un mundo que lucha por dividirse cada vez más a través de diferentes leyes que benefician un bando del otro, Jesús nos está llamando a dar a Dios lo que es de Dios, a Dios les pertenece nuestro amor desmedido, nuestro corazón sin reserva, nuestras manos diligentes a favor de los más necesitados.

En un mundo que se divide porque no sabe a quien ha de dar la moneda seamos Iglesia. Iglesia es ser imagen del Dios vivo que es uno, Un Dios que nos ha preparado moradas en un lugar donde no hay muerte, ni habrá más llanto ni clamor ni dolor, porque estas cosas ya pasaron.

Scroll to top